link

Crítica de “Puerta de Luz”, obra de Luis Bustos

Desde la web, hace unas semanas os facilitábamos la información editorial de “Puerta de Luz“. Hoy os traigo mi pequeña crítica sobre éste cómic que se lee y se disfruta de maravilla.

Una buena combinación

Como autor, lo primero que me llamó la atención fue la combinación de elementos gráficos de los que goza la obra. Curioseando ¡García! me doy cuenta de que son santo y seña de su autor. 

Nos encontramos con un estilo de dibujo y narrativa influenciados en gran medida por el cómic americano. Más propio de un cómic de acción que de una novela gráfica. Dicho lo cuál, casa muy bien: El cómic contiene intensas escenas de acción y no por ello desentona con la etiqueta difundida para clasificar las obras cerradas en un tomo con un toque adulto.

Un buen uso de tramas -que no es tan común como antes encontrarlas fuera del manga- completan un grafismo potente que acompaña con acierto a toda la historia. Y quizá me equivoque, pero a través de los trazos me parece detectar cierta pasión por Victor Santos. En cualquier caso, un gran estilo que describe, narra y transmite con maestría.

La historia, de ambiente futurista, avanza a través de Alicia, una adolescente que reside en Puerta de Luz con su padre y su hermano. A causa de un antiguo accidente en una planta de residuos, la ciudad ha dejado de ser un buen lugar para vivir para convertirse en un lugar en el que sobrevivir. La contaminación que lleva años en el entorno ya es prácticamente inofensiva, pero sigue en el aire. Según se dice, lejos de Puerta de Luz la vida sólo va a peor.

En su aburrida existencia, Alicia no puede dejar de meterse en líos, casi siempre con su hermano y otros niños. Sus incursiones por zonas prohibidas le provocarán problemas que no ayudarán en su tensa relación con su padre; y los secretos que pesan sobre su familia y que ella desconoce, tampoco.

Conclusión

Un cómic con personajes bien definidos que nos presenta una historia cerrada que se lee y disfruta con facilidad; un dibujo y narrativa que se ajusta a cada situación; y un argumento con algunas sorpresas que, tras su lectura y cartas expuestas en la mesa, hacen desear que sea sólo el principio.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies