link

La deliciosa reedición de Manticore

Los 90, gran época para el amante del cómic español. Y, de entre todas las obras que surgieron en esa década, unas pocas elegidas brillan con luz propia en la memoria del buen aficionado. Es el caso de Manticore, de los ya míticos autores Josep Busquet y Ramón F. Bachs, que tuvo su andadura entre los años 1996 –concretamente, el primer número apareció en noviembre del 96 para el Salón del Manga– y 1997. Esta serie, creada en el seno de la Escola Joso como trabajo para una clase de Pasqual Ferry, fue publicada por Camaleón Ediciones y, cuando ésta cerró, Planeta la recuperó y la recopiló en un tomo. Ahora, con motivo del 20 aniversario de una de las más recordadas obras de la época, Aleta Ediciones la relanza en un tomo de lujo plagado de interesantes extras.

Manticore es una historia de aventuras a la vieja usanza, con los elementos que nunca pueden faltar en el género –expediciones en la selva, matones con machetes, peleas de bar, ídolos antiguos, tribus primitivas o monstruos sobrenaturales-, pero dotada de un humor y frescura juvenil que la hacen única. Los personajes van ganando profundidad psicológica conforme avanza la historia y nos adentramos en el misterio del origen de la protagonista y sus habilidades casi superheroicas. Y lo que más nos gusta a los verdaderos creyentes, referencias frikis por un tubo, tanto a cómics como a música, cine y literatura, desde los nombres de los personajes –ese guerrero Würm Burton que es un homenaje a Kurt Russell en cada peli que ha hecho con Carpenter– a los mensajes que leemos en camisetas y letreros.

El dibujo tan característico de Bachs es, ya a estas alturas, inconfundible. Con ese delicioso toque manga del cómic español de los 90 que pueda recordar al de Mateo Guerrero en Crónicas de Mesene o al de Carlos Javier Olivares en Desafío –ah, qué gloriosa época en la que era posible publicar series regulares en España-. Bachs es sin duda un grande de la iluminación en blanco y negro. Los fondos de esta obra, aún sencillos pero resultones, son compensados con creces por el hábil sombreado y la expresividad y plasticidad de sus personajes.

En cuanto a la reedición de Aleta, tenemos un volumen de lujo con una encuadernación de tapa dura muy cuidada y llena de jugoso contenido extra: Ilustraciones inéditas, portadas alternativas y un montón de comentarios tanto de los autores como de otros mitos de la época, como Cels Piñol, Nacho Fernández, Francis Portel, Álvaro López o David Ramírez, entre otros. Un tomo que hará las delicias de cualquier buen aficionado y que quizás, sólo quizás, pueda dar pie a un regreso de una de las más emblemáticas series de la década dorada del cómic español.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies