link

Islamundo, una buena dosis de fantasía a la europea

Hace no mucho que el webcomic Islamundo, de Dapz, dio el salto al papel mediante esa gran herramienta que es el crowdfunding. Esta publicación online tenía el respaldo más que suficiente de una comunidad de lectores que la impulsó a recorrer el camino de la autoedición con muy buen tino.

Aventuras en un mundo desconocido

Y es que el éxito de Islamundo está justificado con apenas leer las primeras páginas. La acción comienza con una búsqueda, llevada a cabo por la singular y dotada de gran carácter protagonista, y deja al lector en medio de un mundo desconocido sin saber nada sobre aquello que lo rodea.

No obstante, esta desubicación del lector juega una de las mejores bazas de la obra, pues según van sucediéndose las páginas y avanza la narración te obliga a estar atento a cualquier detalle que se perciba, unas veces muy sutil y otras más explícitamente (según la importancia que tenga para la trama central, claro). Comentarios dejados caer, reacciones de determinados personajes así como su interacción con sus semejantes y su entorno van conformando un crisol que te deja asomarte a la cultura desarrollada por esta sociedad y cómo se desenvuelven en su hábitat.

Se convierte este viaje en una doble aventura: la que propicia la misma historia y la que ha de realizar la persona que la lee. Viaje doblemente placentero si le sumamos el componente gráfico (al fin y al cabo estamos hablando de un cómic, no de una novela, un mínimo de dibujo tiene que haber, ¿no?), tan potente como personal.

Tratando de buscar adjetivos con los que describir el estilo de Dapz – que podrían ir desde “trazo limpio”, “aparentemente sencillo pero funcionalmente muy complejo” hasta “cartoon muy expresivo” – el que más me parece que se le ajusta es “muy europeo”. Islamundo es carne de BD franco-belga. Aunque esté en blanco y negro (a término personal he de decir que he visto otros trabajos de Dapz a color y no hacen sino reafirmar la etiqueta de “muy europeo”).

Y es que el trazo de los personajes, sus mismas expresiones faciales parecen influenciadas por el Jeff Smith más simpático, pero al mismo tiempo el diseño conceptual de criaturas y animales diversos que pueblan este particular mundo recuerda poderosamente a Moebius. Incluso los paisajes y algo de su anatomía parecen tener reminiscencias de Loisel. Todo pasado por la maquinaria única y personal de Dapz, creando una identidad propia y única en su dibujo.

Islamundo se convierte, pues, en una lectura imprescindible para aficionados a la épica, la ciencia-ficción, las aventuras con regusto francófono y, cómo no, para quienes disfruten de protagonistas fuertes y decididas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies