link

“Cuando hojeas el cómic ya notas el estilo particular de cada dibujante” – Entrevista a Alba Piñar, guionista en BCN Noire

Todas las ciudades tienen sus secretos: historias oscuras escondidas entre callejones, gritos en la oscuridad, sangre derramada por las alcantarillas… Y este fin de semana, especialmente los tendrá Barcelona: el jueves se inaugura el festival BCNegra, dedicado al género negro, y que dejará testigos por distintos puntos de la ciudad condal (¡y esperemos que no dejé ningún asesino en serie…!).

Norma Editorial ha querido dar la bienvenida al festival por todo lo alto, sacando una antología repleta de relatos de asesinatos, canallas y misterios de la mano de guionistas y dibujantes de Barcelona: BCN Noire. Nosotros hemos entrevistado a Alba Piñar, una nueva voz barcelonina en el mundo del cómic y guionista del cuento El nombre que incluye la antología, junto a Ricard Efa y Oriol Hernández.

¿Qué es BCN Noire?
Es un álbum colectivo donde participan varios artistas del panorama nacional y hacen historias cortas sobre el género negro.

Todas las historias están ambientadas en Barcelona, ¿tu historia sucede en algún sitio en concreto?
Aparece un poco la arquitectura de la ciudad, por ejemplo sale una casa muy típica de l’Eixample, pero no sale específicamente un lugar. Me interesaba enfocarme más en la historia.

¿Y cómo se ve Barcelona dentro de vuestra historia?
Pues se ve bastante oscura, la verdad. Es una historia de celos, de envidia. Va sobre un escritor que en uno de sus peores momentos editoriales coge la historia de su mujer. Cuando su editor le dice que es lo mejor que ha escrito, no se te atreve a decir la verdad. Además es un éxito, con que el recelo con su mujer acaba siendo muy oscuro.

Ya has publicado historias como Relatos y recetas, además de un cuento infantil, El sombrero magico… ¿Es la primera vez que trabajas con el género negro?
La verdad es que sí. He leído bastante género negro, como Rubem Fonseca. La historia que he escrito para BCN Noire es una adaptación muy libre de un cuento de Fredric Brown, otro autor que también me gusta mucho. Pero escribir, escribir… Sí, es la primera vez que me pongo con la novela negra.

¿Y qué te ha parecido la experiencia?
La verdad es que ha sido brutal. Es muy guay y muy divertido, sobre todo trabajando con dos compañeros como Oriol y Ricard. Ha sido brutal.

¿Qué otras referencias has cogido para tu relato?
Como decía, sobre todo me he inspirado en Fredric Brown. La historia no comienza con un asesinato, que sería como lo más canónico del género negro. Y termina con una duda, no sabes realmente qué pasa o qué no pasa.

¿Crees que vas a volver a repetir con el género negra?
Molaría mucho, sería muy divertido. Como estoy empezando, no me especializo en algo concreto. Me gustan mucho las historias de época, siempre intento documentarlas muy bien. Pero sí, volvería a probar con el género negro después de esta experiencia.

¿Qué otro género te gustaría probar?
El costumbrismo es lo que más me apetece, y lo que me sale de forma más natural. Pero hasta ahora, también he hecho historias cortas sobre recetas, infantil, artículos… Todavía queda mucho que explorar y no me quiero cerrar en algo concreto. Prefiero que las cosas fluyan.

Nos has contado que ya has tenido el placer de leer algún relato de tus compañeros, ¿hay alguna historia dentro de la antología que te haya llamado especialmente la atención?
Sí, me gustó muchísimo el dibujo de Jordi Lafebre, el de Natasha también me ha gustado… La verdad es que todos son genios (risas). Me gustan todas las historias, y las ilustraciones que han hecho los autores.

Fragmento de Femme Fatale de Enrique Corominas y Homs

¿Crees que hay mucha variedad entre las historias?
Sí, cada uno se lo lleva un poco a su terreno. Cuando hojeas el cómic ya notas el estilo particular de cada dibujante. Es lo guay de los álbumes colectivo: puedes hacer lo que quieras, puedes experimentar, salirte un poco de lo que harías en un álbum con mucho más trabajo…

¿Te gustaría participar en más antologías?
Por supuestísimo. La verdad que es muy guay… Cuando estás empezando, que te llamen para este tipo de cosas y cuenten contigo está genial.

¿Por qué decidiste lanzarte en una carrera como guionista de cómics?
¡Uff! Yo venía de la literatura y siempre había querido escribir, desde que era pequeña. Cuando conocí a quien es mi actual pareja, había leído solo un cómic, V de Vendetta. Conocía el mundo del cómic por el americano y el manga, pero nunca me había llamado especialmente la atención. Mi pareja me dijo “léete cómic europeo” y me puso en las manos Isaac, el pirata de Kristof Blane. Recuerdo leerlo y decir “esto es una pasada”. Me dije: “quiero más cosas así”. A partir de allí, empecé a leer a Antonio Altarriba, Jaime Martín… Y a un montón de autores que me hicieron decir “oye, yo quiero probar esto, a ver qué tal se me da”. Escribir es algo que me encanta y me apasiona, pero escribir cómic es súper divertido. Tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, pero la verdad es que en general es muy divertido y no pienso dejarlo.

¿Qué diferencias has notado entre la literatura y el cómic? ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención?
Evidentemente lo que más lo diferencia es su aspecto visual, y toda la educación visual que te da el narrar con imágenes. Cómo se vincula con el cine, por ejemplo. Aunque también se vincula con la literatura, ¿eh? Se entronca con muchas otras artes, pero es algo en sí mismo. Me parece especialmente divertido esta parte visual. Me gusta a nivel humano formar equipo con otra gente porqué aprendes muchísimo. Cuando tienes que trabajar con un dibujante, no es lo mismo que la novela. En novela, estás mucho más encerrado en ti mismo y en tus propias visiones. Tener que abrirte, tener que contarle el guion a otra persona y que lo dibuje… Esto me parece apasionante. El hecho de poder combinar las dos cosas es lo que lo hace divertido.

Para esta historia has trabajado con Efa y Hernández, ¿Qué tal ha ido la experiencia?
La mar de divertida. No trabajábamos cada uno en su casa haciendo diferentes partes, sino que nos juntábamos todos y lo trabajábamos juntos. El viernes por la mañana era hacer páginas de cómic, corregir el guion a la vez… Y nos juntábamos los tres ahí, pensando… Siempre decíamos con Ricard que eran como clases de cómic. Ha sido súper genial trabajar con ellos.

Una pregunta un poco difícil debido a la cantidad de gente que participa en la antología (más de 50 artistas), pero… ¿Nos puedes recomendar algún autor español que no esté dentro del álbum?
Ya he dicho a dos de mis favoritos, Antonio Altarriba y Jaime Martín. Sus historias me alucinan. También me gusta mucho María Llobet. Ya lo dije en otra entrevista, pero es que me alucina su dibujo: es súper particular y personal. Bueno, ¡es que hay un montón! Ana Oncina me gusta mucho, Zidrou… Perdona si me repito, ¡pero es que son mis favoritos! Seguro que luego me dejo alguno importante (risas), pero creo que estos son los que más me gustan.

Por lo que nos cuentas, tu trayectoria en el mundo del cómic todavía es corta, así que seguro nos puedes ayudar con esta pregunta: ¿Qué cómic nos recomiendas para entrar en este mundo?
Siempre dicen que El arte de volar [de Antonio Altarriba] es el cómic que leen los que no están acostumbrados. Y de verdad que es brutal, un cómic increíble. ¿Qué más? Creo que Zidrou también es muy bueno en este sentido. Sus cómics molan un montón, y los dibujantes que trabajan con él son la caña. ¡Ah! Y a Jaime Martín, for ever Jaime Martín! (risas).

¡Muchas gracias, Alba! Os dejamos su Twitter para que podáis seguirle la pista.

Nosotros vamos a eliminar las pruebas del crimen… Queremos decir, ¡a deborar BCN Noire!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies